Mensaje del Director

Los actos terroristas del 11 de septiembre de 2001 han sacudido profundamente nuestro sentido de seguridad y de bienestar emocional. Cada uno de nosotros ha sido cambiado para siempre por esta tragedia horrenda, pero somos una nación fuerte, firme en nuestro patriotismo y determinada en nuestra resolución de encontrar la manera de hacer frente a nuestras pérdidas.

Es difícil tratar de comprender estos actos atroces que fueron perpetrados contra personas inocentes dedicadas a los quehaceres de su vida cotidiana. Es difícil aceptar la profunda sensación de pérdida y es difícil tratar con las intensas emociones sentidas tras este devastador acto inhumano.

En la Oficina para Víctimas del Crimen nunca llegaremos a comprender la profundidad de su desesperación, pero hemos confiado en las experiencias de otras víctimas del terrorismo y la pericia de profesionales de salud mental, de terapia de crisis y de asistencia a víctimas para preparar este manual para usted.

Nuestra oficina se une al dolor de todos los que han perdido a sus seres queridos. Comprometemos nuestra determinación de ser sensibles a sus necesidades y de buscar justicia para todos los que fueron heridos o que murieron como resultado de los ataques contra estadounidenses y contra nuestra forma de vida.

John W. Gillis, Director
Oficina para Víctimas del Crimen

Anterior


Manual de la OVC para Ayudarlo a Superar el Impacto Emocional de Actos Terroristas: Una Guía para Curarse y Recuperarse Septiembre 2001